Aunque hace un par de semanas que estoy de vuelta en el estudio, tengo que reconocer que me ha costado mucho volver a escribir algo por aquí. No por falta de ideas, si no por que no sabía bien por donde empezar de nuevo. Y también porque tenía un poco de miedo de expresar mis pensamientos en voz alta.

Este año ha sido un año catártico, lleno de subidas y bajadas. Ha habido momentos en los que no estaba bien conmigo misma y otros en los que me plantee cerrar el estudio. Necesitaba parar y repensar mis ideas. Pensar en mis proyectos no empezados, en las cosas que he dejado de lado. Pensar en mí (como mujer y profesional) y pensar en mi familia.
Tanto pensar y algún que otro disgusto me llego a afectar a tal punto que mi salud no era la misma. Estaba apagada, sin energía, sin rumbo. Así que este año las vacaciones han sido más largas de la cuenta. Y no solo hablo de las vacaciones en familia, si no también las vacaciones del blog, de mis colaboraciones… Por unos meses he tenido todo parado. Porque necesitaba pulsar el botón de stop y reencontrarme.

Así que este post es para decir hola, estoy de vuelta. También para anunciar que la nueva web viene en camino (despacio pero segura) y que de nuevo pueden ver mis colaboraciones en el blog de All Lovely Party. Esta semana os he hablado de como utilizar el color verde para decorar vuestras fiestas.

Nos vemos pronto por aquí que tengo un par de proyectos preciosos que están a un suspiro de salir del horno. Uno de ellos tiene que ver con el tema de la alimentación y hasta aquí puedo leer.

Como decía George Bernard Shaw:

“No hay amor más sincero que el amor por la comida”

Y aunque si que creo que hay otros amores sinceros en la vida, como el amor a tu familia o a tu trabajo, si tenemos la suerte de poder comer bien y compartir esa experiencia con la gente que queremos, soy una fiel creyente de que el amor también entra por la cocina ;)

Mercy.-

Si te gustan nuestros contenidos puedes seguirnos también en:

Facebook   |   Pinterest   |   Bloglovin   |   Google+