Qué es el Branding

En el mundo del marketing y el diseño abundan los anglicismos. Quizás por ello, a veces no queda muy claro qué significa exactamente cada término. Uno de los más repetidos es el branding, un término que ya, a simple vista, parece estar relacionado con las marcas. La Asociación Española de Empresas de Branding (AEBRAND) brinda una excelente definición de qué es el branding:

“Es la gestión inteligente, estratégica y creativa de todos aquellos elementos diferenciadores de la identidad de una marca (tangibles o intangibles), que contribuyen a la construcción de una promesa y de una experiencia de marca distintiva, relevante, completa y sostenible en el tiempo”.

En otras palabras, el branding engloba todas aquellas acciones que puedes emprender para desarrollar y gestionar tu marca. Para comprender la importancia del branding en tu proyecto, es preciso que conozcas el entorno en el que se mueve tu marca.

Seguro que sabes que, en la actualidad, tu empresa opera en un terreno de juego cada vez más competitivo y más global, donde las tecnologías desempeñan un papel esencial y que está habitado por un consumidor exigente y difícil de seducir. Entonces, debes lidiar una doble batalla.

Por un lado, destacar frente a la competencia y, por el otro, idear estrategias para conquistar a tus clientes. Es cierto que estos retos los has tenido siempre, pero ahora dispones de un arma de doble filo: Internet y las redes sociales. Las nuevas tecnologías pueden convertirse en tus mejores aliadas para potenciar tu imagen de marca. Eso sí, al mismo tiempo, pueden hacerte vulnerable frente a las críticas de un consumidor insatisfecho.

¿Por qué hacer branding?

El porqué del branding se entiende por la necesidad de gestionar adecuadamente tu marca en un contexto cambiante y complejo como el que acabamos de describir. Si tradicionalmente has aspirado como empresa a ofrecer el mejor producto y servicio, y todas las acciones de marketing iban encaminadas a tal fin, hoy en día esto no es suficiente.

El branding da un paso más allá y se encarga de conseguir que tus consumidores asocien tu marca a valores positivos. En definitiva, logra que se instale en sus mentes y se enamoren de ella. Es un trabajo arduo, pero efectivo.

Brand colors The Wedding Co. by The Visual Corner

Manual de marca, parte del trabajo de Branding para The Wedding Co.

¿Para qué sirve el branding?

Para ti como emprendedora o pequeña empresaria, el branding es la pieza clave que te ayuda a presentar a los consumidores tu propuesta de valor. Es la vía que te permite trasladar la visión que tienes de tu compañía al público. Tu marca es, por tanto, mucho más que los productos o servicios que comercializas. Es capaz de provocar emociones y este aspecto es precisamente lo que engancha al consumidor.

Entonces, ¿para qué sirve el branding? Vamos a ver los beneficios de incluir una buena estrategia de branding en tu plan de comunicación:

  • Distingue y destaca tu marca de la competencia. Frente a la homogeneidad de las marcas, te ayuda a diferenciarte a través de las emociones que proyecta tu negocio.
  • Transmite tus valores. El branding mejora la comprensión del espíritu y los valores de tu marca.
  • Es esencial para el posicionamiento de marca. Estimula la lealtad de los clientes, logrando que te posiciones de forma más rápida en la mente de los consumidores.
  • Hace tu marca memorable. Facilita que tu público te reconozca y te recuerde. Además, contribuye a fidelizarlo.
  • Te aporta credibilidad y seriedad. Una estrategia sólida de branding transmitirá que tu empresa es seria y fiable.
  • Une a tus empleados y colaboradores. El branding también estrecha lazos de puertas para adentro, potenciando el sentimiento de pertenencia a un equipo. Es importante que tu equipo tenga claro que es el branding y el valor que aporta al proyecto.

¿Cómo funciona el branding?

El branding o construcción de marca es un proceso que tiene principio, pero no tiene final. Arranca desde el instante en el que escoges el nombre para tu marca y el diseño para la imagen corporativa. Lo siguiente, será llevar a cabo las acciones necesarias para lograr el posicionamiento deseado. Una vez conseguido, el branding no termina porque tan importante como llegar hasta el objetivo es mantenerlo.

¿Cómo desarrollar una estrategia de branding exitosa? Ese es el quid de la cuestión:

  • Define misión y visión. Antes de ponernos en marcha, es preciso conocer a dónde queremos llegar. La visión es nuestro objetivo, nuestro destino, mientras que la misión nos marca el camino que tomaremos para alcanzarlo.
  • Identifica a tu público objetivo. Investiga para conocer a tu audiencia. Quién es, qué le gusta, cómo se comporta, con quién se relaciona y cómo.
  • Define la personalidad de marca. ¿Cómo mostrar al público quién eres? Piensa en las cualidades, atributos y valores que definen a la organización y de qué manera puedes transmitirlos.
  • Define las keywords de tu marca. Si tienes clara las 3 palabras clave que definen tu negocio, será más fácil desarrollar una imagen de marca cohesiva que te identifique.

Por último, recuerda que el branding no es territorio exclusivo de las empresas y también puede aplicarse a la marca personal. También la propia imagen puede convertirse en una marca y, por ello, es preciso trabajarla para conseguir los resultados deseados. Así que ahora que ya tienes una idea más clara de que es el branding, ¿Te animas a desarrollar un buen branding para tu marca?

MIra algunos ejemplos de diseños de marca con un branding muy definido en mi Pinterest.